^Back To Top

Estética dental.

La estética dental es la disciplina de la Odontología que se encarga de tratar todas aquellas alteraciones, dismorfias y patologías de la morfología bucodental para lograr un canon de belleza que se ajuste al ideal social de hoy en día.

Actualmente, tener una buena sonrisa es sinónimo de salud y bienestar social. Cada vez son más los pacientes que se preocupan por tener no sólo una boca sana, sino también una bonita sonrisa gracias a tratamientos de blanqueamiento dental.

Técnicas como la Ortodoncia, el blanqueamiento dental, los Empastes estéticos o las Carillas de porcelana han sufrido una evolución, orientada hacia la estética, para satisfacer las demandas actuales de la población. Hoy en día es posible realizar desde un sencillo blanqueamiento dental, hasta la reposición completa de todos los dientes mediante técnicas implantológicas.

Tratamientos de estética dental:

Carillas de porcelana.

Las carillas de porcelana - también llamadas facetas cerámicas o frentes laminados -, así como las coronas, se emplean en tratamientos de precisión de estética dental (u odontología estética) como solución para reconstruir una sonrisa dañada por alguna alteración en el color de los dientes, permitiendo al paciente volver a lucir una sonrisa perfecta. Teniendo en cuenta que la expresión de la cara es lo primero que ve la persona con quien se entabla conversación, la colocación de carillas de porcelana es un tratamiento en auge en el sector dental que incluso permite al paciente superar la inseguridad que le provocaba el mostrar su antigua sonrisa defectuosa. 

En una terminología sencilla, una carilla de porcelana es una lámina más o menos fina que cubre toda la cara frontal del diente, adhiriéndose a ella mediante una determinado tipo de cemento de resina (naturalmente no visible externamente). Al no requerir de una intervención muy complicada o dolorosa, y al presentar resultados excelentes (en duración y aspecto natural), la colocación de carillas de porcelana es una técnica reconstructiva muy demandada entre los tratamientos odontológicos estéticos, sobre todo en aquellos casos en que la reconstrucción de una sonrisa es más complicada. Muchos actores y actrices de cine, cantantes, famosos y otras personalidades, ya han mejorado – sin que se note – el diseño de su sonrisa mediante este tipo de carillas.

Carillas de composite. 

Existen numerosos problemas dentales que afectan, consecuentemente, a nuestra estética. E incluso a nuestra autoestima, ya que la sonrisa es un elemento que afecta de manera vital en nuestro atractivo. Éstos van desde la malposición de las piezas (espacios entre dientes, inclinaciones…) hasta la variación de la forma de las mismas (dientes afilados, demasiados bajos, etc.), pasando por la pérdida del color natural de la dentadura. Las carillas de composite –también llamadas resinas compuestas– se emplean para solucionar estas contrariedades cuando otras técnicas, como el blanqueamiento, no pueden hacerlo, o cuando resultan urgentes. El resultado: la conversión de una sonrisa dañada en otra muy diferente que no le dará vergüenza mostrar. 

Las carillas de composite son finas láminas – de 0,3 a 1 mm. de grosor – de un material sintético, derivado de la resina y utilizado también para realizar empastes. Suelen aplicarse en la zona frontal de las piezas dentales del grupo anterior, es decir, incisivos – centrales y laterales – y caninos.

La unión de las carillas de composite a las piezas dentales se lleva a cabo con un fuerte adhesivo especial. La resistencia de éste es tal que no se separará a menos que la carilla se rompa, algo que no es habitual.

Blanqueamiento dental. 

En una sociedad y un tiempo en los que el atractivo físico se ha convertido en un valor importante, no contar con una bonita sonrisa ha pasado a ser una causa de complejos estéticos. Es habitual ver cómo muchas personas no sonríen o se tapan el rostro con la mano cuando no pueden evitar hacerlo con el fin de no mostrar su descolorida dentadura. Dado que unos dientes blancos y brillantes son una característica sin la cual no es posible lucir una sonrisa perfecta, el blanqueamiento ha pasado a ser uno de los tratamientos de estética dental más demandados.

Las causas por las que nuestros dientes pierden su color natural son numerosas: la más común es el consumo de tabaco o bebidas como el café, los refrescos de cola o el vino, que tienen un color fuerte; pero también pueden tener alteraciones en el tono de su dentadura personas que han estado sometidas a un largo tratamiento con tetraciclinas (un tipo de antibiótico); o quienes sufran problemas en la composición de los dientes, como la fluorosis (exceso de flúor) o falta de calcio, por ejemplo.

Desarrollo y gestión por VORTICE Diseño web, Movil: 722178444 email: vorticeweb@gmail.com